Unidos en el Corazón Eucarístico de Jesús | Carta de Inés Ordoñez de Lanús

Congreso_Eucaristico_Tucuman_2016_baja

Por Inés Ordoñez de Lanús | Directora general

Querida comunidad, ya a las puertas de comenzar el Congreso Eucarístico en Tucumán, nos unimos especialmente con la comunidad del SEA de Tucumán que con tanto amor ha venido preparando su participación.
Desde el lugar que estemos, unidos en el Corazón Eucarístico de Jesús y de María oramos por las intenciones de este Congreso.
Creemos fuertemente en el poder infinito de la Eucaristía. Nuestros carisma nos invita a ser eucaristías vivas, alimento unos para otros, siempre.
Un Congreso Eucarístico Nacional es una fuente inagotable de gracias. Cuánto lo necesitamos, como personas individuales, como matrimonios, como familias, como comunidades y como Nación entera!!!!
Unámonos espiritualmente quienes no podamos ir.

image2 (12)Me gusta contemplar el Corazón de María la primera vez que recibió a su Hijo en la Eucaristía. Me gusta contemplar que lo recibió de sus propias manos en la última Cena. Me encanta contemplar la delicadeza y la ternura de Jesús entregando -él mismo- a su Madre, quien lo había gestado en su propio cuerpo. Ahora Jesús se entrega en el milagro más grande y portentoso, al mismo tiempo que con la sencillez propia de la familia de Nazareth!!
Nunca se lo hubiera imaginado María… así… de esa manera.

Me encanta también contemplar que la fuerza que necesitó ella misma y también los apóstoles después, les vino del mismo Jesús hecho eucaristía en sus corazones.
Cuando Hechos de los Apóstoles nos dice que “María y los apóstoles permanecían íntimamente unidos en oración esperando el Espíritu”,  me encanta contemplar que ese “íntimamente” se refiere a la eucaristía. ¡¿O acaso hay mayor intimidad que el mismo Cuerpo y Sangre de Jesús entregado con tanto amor?! Sigamos contemplando el misterio de la Eucaristía….!!!

…Y se de alguien que alguna vez me contó que la misma Virgen María le había dado un día la comunión!! Se imaginan dicha más inefable? Y de quién lo aprendió sino de su mismo Hijo cuando se lo entregó a Ella misma aquella noche sagrada, donde el cielo y la tierra sellaron la unión para siempre y para todos!!
Unidos en el Corazón Eucarístico de María del SEA nos quedamos latiendo en su amor y renovando nuestro ofrecimiento como corredentores!!
AMEN!!
Cada vez que recibimos la Eucaristía, recibimos el beso del mismo Dios. Y se cumple el anhelo de la novia del Cantar: Bésame con los besos de tu boca!!!
La Eucaristía es el beso de boca más sagrado de nuestro Esposo enamorado!! Vayamos a su encuentro. Dejémonos besar!!!!

Con todo mi amor… El amor de una esposa enamorada!!! Y qué milagro que el amor de este único Esposo no despierte celos… sino al contrario, un fuego voraz que nos impele a compartirlo con otros!!!! Amen!! Que así SEA!!

Buenos Aires, 16 de junio 2016