Retiro del SEA: Aprendiendo a perdonar

aprendiendo a perdonarons

El perdón es una experiencia que brota del amor… ¡Acerquémonos a la misericordia de Dios que nos ama y nos perdona… que nos ayuda amar y a perdonar!

Te invitamos a un retiro de perdón: a animarnos a perdonar el mal que nos hicieron, entregándoselo a Jesús para que Él transforme esas heridas en dones para nosotros y para los demás; a decidirnos a salir del enojo, del odio y el resentimiento, que es una enfermedad terminal que lo aniquila todo…

En este retiro, de la mano de Jesús, queremos recorrer las heridas que nos fue haciendo la vida. Animarnos a mirarlas, a recordarlas y a ponerlas a la luz de su amor, que es bálsamo y ungüento para lo que sigue sin sanar en nuestra historia; salir al encuentro de nuestros niños heridos e intentar abrazarlos y consolarlos, liberándolos de la frustración y el enojo, devolviéndoles la capacidad de sonreír y amar; pararnos frente a nuestros padres para honrarlos y agradecerles por el don de la vida, dejando atrás los reclamos que nos tienen sujetos a ellos, y nos impiden ponernos de pie para empezar a vivir; presentar al Señor las situaciones que nos siguen doliendo… ¡que necesitamos sanar!

El perdón nos capacita para recibir la vida como un don, como un regalo que Dios nos hace en el presente de nuestra vida. Cerrarnos al perdón es negarnos a vivir la vida en su realidad más profunda, es anteponer nuestra herida al don de la vida. Es necesario recibir el perdón y perdonarnos a nosotros mismos y a las personas que nos han herido y lastimado, para empezar a vivir de verdad.  

¿Estamos dispuestos a perdonar y a rendirnos frente al poder del amor? ¿Estamos dispuestos a caer de rodillas frente al Señor para suplicarle que arranque de nosotros el mal y lo arroje afuera, de manera que nos deje de dañar y lastimar a las personas que amamos?

El perdón es una capacidad que reside en lo profundo del corazón, allí donde nos habita el Señor, que es quien nos perdona y nos invita a vivir reconciliados con nosotros mismos, con los demás y con toda la creación. Hacia allí nos disponemos a caminar en esta experiencia de retiro.

Metodología:

Por medio del silencio, la oración, ejercicios de integración y compartida, te invitamos a hacer una experiencia sanadora del amor: acercarnos a Dios, abrirnos a la profundidad de su amor, que ama nuestra pobreza y nuestro pecado con un amor misericordioso. El amor de Dios nos reconcilia y nos unifica, haciéndonos capaces de amar, sin condiciones.

Duración:

– 2 días.

  • Aprender a perdonar: ecos del Retiro en Achiras

    Si no perdonamos, nos perdemos el “don” de Dios, que nos habita en nuestro propio corazón. Tenemos que aprender a perdonar y perdonarnos, como Dios nos perdona.  El perdón fue el tema del Retiro del SEA que la comunidad de Córdoba organizó en septiembre en la localidad de Achiras. Compartimos los ecos de este maravilloso […]

    Jóvenes en busca del niño interior

        Queremos compartir la experiencia del retiro “En busca de nuestro niño interior” para jóvenes de 20 a 30 años, que se realizó del 29 de septiembre al 1° de octubre en Casa de María. Invitar a jóvenes de 20 años a ir en búsqueda del niño interior es, en alguna medida, allanarles el […]

    Ecos del Retiro “Niño Interior” en Córdoba

    Compartimos los ecos del Retiro “Sanando el niño interior” que tuvo lugar en Córdoba, en septiembre. Fue coordinado por Gloria Ruiz Moreno y equipo de la filial. ¡Gracias a todos! Quiero dar gracias al Señor por tocar mi vida, por lo que pude ver en ese retiro para mí fue muy sanador y liberador. Llevaba […]

    Atravesar la soledad, acompañados

    Compartimos dos testimonios de personas que participaron del último Retiro “La Soledad se hace Luz” en Casa de María. Gracias por abrir su corazón y compartir lo vivido, para que otros se animen también a tener esta experiencia. Y la Soledad se hace Luz… Esa fue la propuesta del aviso que anunciaba el retiro destinado […]

    Al encuentro del Señor

    Les compartimos unas fotos y testimonios del retiro “La Soledad se hace Luz” en Casa de María, Luján. Llegué al retiro abierta a lo que pasara… con una sensación extraña por no conocer a nadie, pero a la vez con la seguridad de que había un denominador común que -antes de vernos- ya nos había […]