Mar del Plata en llamas… ¡de Amor!

retiro_fuego_mardelplata_2014_01Dos jornadas de Retiros de Fuego se llevaron adelante en Mar del Plata en el mes de julio. Fueron en dos lugares diferentes, con un mismo objetivo: ofrecer un espacio de escucha y de encuentro, donde descubrir al Señor que está presente en nuestra vida.

Compartimos algunos testimonios de estos encuentros.

“Esto estuvo re-bueno”

A veces entro en la página de la comunidad del SEA, navego, leo la información y veo siempre muchas caras sonrientes y felices.

Hace unos días, una amiga me reenvió la información de un Retiro de ellos en Mar del Plata y me dijo que ella iba a ir porque en febrero había hecho un Retiro en Luján. “Estaba encendida y quiero seguir encendida”, me dijo. ¿Qué serán estos Retiros de Fuego?, me pregunté. Las dos acabábamos de ayudar en un Retiro del Movimiento Cristiano para Gente de Rugby, y le dije, “Voy”.
La mañana del primer sábado de las vacaciones de julio no podía estar más linda. El cielo super azul, fresquito pero no muy frío… Llegué a la casa de una familia que no conocía y la imagen de la Virgen María en la entrada de la casa me sonreía. “Esto tiene que estar bueno”, pensé.

Fue un retiro corto pero intenso. Siempre nuestro Padre bueno tiene mensajes para mandarnos, cosas para decirnos y se vale de distintos instrumentos, de distintos medios. Yo estaba segura que este Retiro iba a ser un medio.
Prendimos velitas y nos preguntamos ¿Qué hace arder nuestra vida? Qué nos apasiona? Cómo está nuestro corazón? Hablamos de la diaria higiene de nuestro corazón, le entregamos a Dios todo, nuestras alegrías, tristezas, miserias, nuestras vidas.

Hicimos un rato de oración contemplativa tratando de escuchar “a y con” nuestro corazón. Meditamos, reflexionamos, trabajamos en grupo e individualmente. Hicimos una compartida mientras mateábamos o cafeteábamos al solcito o dentro de la casa.

Escuchamos unas canciones maravillosas, aprendimos algunas siglas – DIA, MPEC y Honramos a todas las asistentes…
Fue corto pero intenso y quedamos encendidas de amor, y cuando me fui, la imagen de María en la entrada de la casa me sonreía. Le guiñé un ojo y le dije “Esto estuvo re- bueno!”.

María Marta Parpaglioni de Frontini

retiro_fuego_mardelplata_2014_02

Aquí estoy

Fui a “dar” el retiro pero en el fondo iba a reencontrarme con el Centro, a tener una experiencia de comunidad, de MI comunidad. Y así fue. Volver a “encontrarme” con las compartidas, con los MPEC, con todo este lenguaje tan propio y nuestro, con la oración contemplativa… que si bien yo acá es lo que hago, extraño a la comunidad que me sostiene.
Y volví llena. Y como muchas veces pasa cuando vas a dar, es más lo que recibís.
Así que el viernes fue un GRACIAS y el sábado, viendo que se me hacía un lugar en Mar del Plata fue un renovar mi “Aquí estoy”. Y vamos a ver cómo sigue y lo que el Señor disponga, pero yo me vuelvo a entregar.

Vicky Cabral