Destellos del SEA | Las soledades solidarias

redesTodos hemos atravesado momentos especiales, en los que de repente aparece, como un huracán, un acontecimiento que arrasa con todo. Y a veces son cosas que pasan en el corazón de las personas, y en el corazón de las personas que están caminando el camino de la unión con Dios. Entonces nos preguntamos ¿cómo es posible que una persona tan buena, tan santa, le haya pasado eso? ¿Cómo es posible que no se dé cuenta de lo que está haciendo, de lo que me dijo, de cuánto lastima su actitud? Es que en algún lugar se quedo sola. Se quedó solo o lo dejamos solo. Las redes de la barca de su vida se debilitaron, porque cargaban mucho peso, porque no estaban bien cuidadas, porque se llenaron de dolor, de enojo, de frustración. Las redes se debilitaron y se rompieron. Cuando una persona elije quedarse sola, navegar sola; o cuando la dejamos sola, se confunde, pierde el sentido, se desordena. Entonces, aparecen lugares de soledades, que ponen en riesgo a las personas. Dios quiera que salgamos de esas soledades… no son buenas. Las soledades tienen que ser siempre solidarias.