Ecos del Retiro en Córdoba

Agradecidos y desbordados de alegría, compartimos los “ecos” del Retiro de Oración Contemplativa de la filial Córdoba, del 28 de junio al 2 de julio pasado. Gracias por este regalo, esta gracia que se nos entrega de vivir contemplativamente y de tomarnos muy en serio la decisión de vivir radicalmente el amor en nuestra vida cotidiana.

¿Qué pasó en el retiro? ¿Qué “me” pasó en el retiro? De todo…
Me sale decir que el retiro es como haber encontrado varias perlas…dentro de una búsqueda muy, muy fuerte, búsqueda en que hubo muchos hitos, casi podría decir que cada retiro anterior fue un hito; especialmente en los últimos años. 
Hay una energía dentro mío que sin duda me trasciende… que hace esfuerzos impresionantes para mostrarse y, cuando uno se arrodilla, se aquieta, se silencia, se retira de lo ordinario, con otros, con algunos guías, con otros compañeros de camino…. empieza a brotar un montón de esta agua rica, de este flujo bendito y en el medio aparecen en la conciencia, en mi caso, muchas heridas. 
Hoy, el retiro sigue sanando, sigue abierto, el proceso sigue y me encuentra con más descubrimientos, con más aprendizajes. Doy gracias a Jesús por todo lo que voy viviendo, por este momento de poder 

compartir estas palabra y Dios quiera que estas palabras convoquen a esta divinidad que vive en cada persona.
Yo creo en esto. Los invito a todos a seguir creyendo, a empezar a creer, a animarse a creer, a animarse a que el dolor se puede transitar desde esta parte sanísima que vive dentro nuestro, que a veces parece que no existe, pero si está, está en el fondo de nuestra alma, encarnada en nuestro cuerpo. 
Gloria a ti Jesús, Gloria a ti Padre, Gloria a ti Espíritu Santo!! 
JP

Cuán hondo, intenso, purificador, transformador y sorprendente fue todo lo vivido estos cinco días de silencio y oración…. 
Tenía un fuerte impulso de hacer este retiro y Dios sabia por qué lo necesitaba….
La integración del cuerpo, el alma y la mente… Percibir cuando uno calla… Comienza a despertar los sentidos de una manera más intensa… La oración contemplativa, un ejercicio de fe y amor… Permanecer, confiar, estar…  el Señor me sorprende, me guía y me invita a abrir puertas para encontrar mi ser y sanar algunas heridas de amor….Dejé que el Espíritu me iluminara y mostrara lo que debía sanar.
Sigue decantando y llenando de esperanzas para vivir de otra manera: confiando y permaneciendo, mientras el Señor trabaja en mí. 
Maca

 

Siento que lo que cada uno puso en este retiro era lo que el resto necesitaba para hacer su propia experiencia….siento que el Espíritu Santo estuvo allí presente colaborando con cada granito de arena que tratábamos de poner para hacer nuestro proceso interior.
Que Dios los bendiga abundantemente a todos, y en comunidad, con Jesús y su madre en medio nuestro, podamos seguir avanzando en este camino, que si bien no es fácil, es maravilloso!!!
María Claudia

Córdoba, julio 2017