Destellos del SEA | ¿Qué hacemos cuando sentimos que ya no podemos más?

¿Qué pasa cuando siento que ya no puedo más, que toco mi límite?
Ahí se presenta nuestro redentor.
¿Qué significa redentor?
El que se hace cargo de nosotros. El que va a decir: Padre, yo quiero que los que me diste, estén conmigo donde yo esté. Y nadie los va a arrebatar de mis manos. Yo quiero que contemplen la gloria que me diste. Yo quiero que el Amor con que vos me amás, esté en ellos. Y yo también esté en ellos. Para que se den cuenta del amor con que vos los amás. Yo quiero Padre. Y por eso me ofrezco. Para que el amor con que me amaste esté en ellos, y ellos en mí, y yo en ellos. Así, Padre, como Vos estás en mí y yo en vos, así quiero, así quiero yo en ellos, ellos en mí, perfectamente UNO! (Cf. Juan 17, 20-26)
¿Nosotros queremos eso?
Porque eso YA ES. Es Palabra de Dios.
La muerte de Jesucristo nos descorre el velo, y nos ayuda a descubrir que atrás del límite se esconde “más vida”. Él nos sostiene en nuestra experiencia de límite y nos redime… ¡para darnos vida, aún en esas situaciones en las que sentimos que nos morimos! Nosotros podemos vivir una vida nueva. De verdad. Para siempre, podemos vivir la eternidad, el Cielo en la tierra. Podemos aprender a vivir, en la tierra como en el cielo.
Jesús vino a eso: a enseñarnos a vivir. Él es la vida, y nos la regala en abundancia.
Y ya está.