El deseo de encender Añatuya con tu fuego, Señor

El deseo de llevar un Retiro de Fuego a la querida ciudad de Añatuya, en Santiago del Estero, fue el motor que puso en marcha todo lo que vino después. Marina Oromí, laica consagrada de nuestra comunidad, y misionera del SEA en Añatuya hasta 2008, fue quien tuvo este deseo, y con enorme amor y dedicación, llevó adelante todos los pasos para concretarlo: contactar a “viejos amigos” del lugar, entusiasmarlos, enviarles material, viajar y reencontrarse con personas lindas y queridas, invitar a jóvenes y adultos, responder dudas y consultas, preparar el lugar, recibirlos a todos y a cada uno, y… ¡confiar en que es el Espíritu Santo quien sopla e inspira, y las personas somos sólo instrumentos para llevar este fuego a quienes quieran recibirlo!

Así, el sábado 7 de octubre se realizó el Retiro de Fuego en la Casa de Oración de Añatuya, donde participaron 53 personas, que a lo largo de todo el día se animaron a vivir esta experiencia de encuentro. 

Compartimos fotos y algunos testimonios. 

¡Gracias Marina por tu SEA! ¡Gracias a los organizadores locales que nos recibieron con los brazos abiertos! ¡Gracias a los añatuyenses que dócilmente se dejaron conducir por el Espíritu! ¡Gracias al P. Guillermo por acompañarnos! ¡Gracias Rafa y Anita, del equipo de Retiros de Fuego por su entrega fecunda y generosa!  ¡Gracias a Dios por este bendito Retiro de Fuego!