9 de Julio se enciende en un nuevo Retiro de Fuego

retiro_fuego_9_julio_2016_baja_02Un fuego enciende otro fuego”…Y esta vez, en 9 de Julio. Esta comunidad, donde la semilla del SEA se sembró hace más de 25 años, fue la anfitriona del Retiro de Fuego, que tuvo lugar en el colegio San Agustín. Cerca de 30 personas participaron del encuentro, en el que hicieron experiencia de oración y silencio, celebrando el perdón de Dios y el abrazo misericordioso del Padre.

retiro_fuego_9_julio_2016_baja_03 retiro_fuego_9_julio_2016_baja_01

 

Comenzar un retiro es tener el corazón dispuesto a albergar todas las cosas hermosas que nos pueden llegar a pasar, siempre se nos presentan personas y ambientes para poderlo vivir, esa fue mi experiencia en el retiro que hice el sábado 17.

La profunda entrega de las encargadas me hizo entender las palabras de misericordia y esperanza a través del camino al corazón y el Amor que nos tiene nuestro padre Dios.

El silencio y las oraciones compartidas durante todo el día llenaron mi alma de gozo y paz, esa paz por la que ofrecimos nuestras intenciones y que estamos llamados a transmitir a todos nuestros hermanos y como misioneros y llevar la palabra de Jesús que nos manifiesta que: El es el camino, la verdad y la vida, el alfa y la omega…el principio y el fin.

Nuestra Madre también en cada compartida…porque como ella con sus silencios pudimos sacar de nuestros corazones, nuestros dolores de madres. GRACIAS!!!!

Pochi Caputo

 

El  sábado 17 asistí a un retiro de fuego donde lo central fue la reconciliación. Me llegaron mucho las exposiciones de las coordinadoras. Fue sanador el desarrollo de nuestra línea del tiempo. Nuestra vida marcada en sucesos. Nos hizo reflexionar, recordar, volver a mirarnos. Hicimos una compartida llena de historias que necesitan ser sanadas.

Volqué mi corazón con confianza. Fui escuchada. La reconciliación con la historia también me llego mucho. Me hizo verme parte de todo y reconocí que llevo algo de todos los que  hicieron nuestra historia como Nación. Fue una experiencia sanadora. MUCHAS GRACIAS!! ¡!!!

Cecilia Merlo

 

Al inicio nos preguntaron como habíamos llegado con solo dos palabras. Les dije contenta y necesitada. Contenta porque para mí no hay mayor alegría sentirme en unidad con mis hermanos, todos por una misma razón: buscar estar con el Señor. y necesitada porque fui cansada del trajinar diario y necesitaba estar a solas con Dios, encontrándome conmigo mismo, para poder “estar con el Hermano”. Dios es una necesidad imperiosa sin El nada se puede. Muchas veces es como que me deja hacer y en esa libertad que  me permite, me desvío del eje. El eje es El y volver a centrar toda mi vida a las cosas esenciales.

¡Gracias Señor! que siempre me mostrar por donde ir y este retiro fue el medio. ¡Gracias! Flor y Anita enviadas del Señor para acompañarnos y darnos “esas pistas” tan necesarias para seguir el camino y a las nuestras Isa, Mary y Marisa como soldaditos del Señor que siempre están “dándose”….ya no recibiendo. ¡Gloria a Dios!

Lili Moro

 

El Retiro de fuego del 17 de septiembre fue una verdadera comunión de hermanos. Desde el primer momento sentí que cada uno al compartir era pan para los demás. Una palabra y el nombre para presentarse, compartir con el compañero en pequeños grupos y la historia de nuestra patria al final fueron momentos muy fuertes que nos unieron El Espíritu Santo se hizo presente,. La Misa un regalo del Señor.

Compartir con una persona con una historia similar a la mía, me hizo sentir tremendamente acompañada.

Teresita Bettoli